Liberty 750×184

Concurso de Elegancia en Mondorf-Les-Bains

Retromovil 2020 Medio


Los días 31 de agosto y 1 de septiembre de 2013, 150 vehículos extraordinarios compitieron en el prestigioso marco de los jardines de Mondorf-les-Bains por el trofeo Best of Show o, al menos, por uno de los premios en las distintas categorías admitidas.

En la línea habitual de La Escudería de dar cuenta a nuestros lectores de las distintas actividades de categoría internacional organizadas teniendo como protagonistas a los coches clásicos, ya sean competiciones en circuito o en rallys, salones de prestigio, exposiciones, subastas, mercados al aire libre, conmemoraciones, aniversarios y celebraciones de cualquier índole, presentaremos en esta ocasión una actividad hasta ahora inédita en nuestras páginas.

Los concursos de elegancia no gozan siempre de la atención de los aficionados. Con frecuencia son relegados a un segundo plano por considerarse una actividad nostálgica o decadente para dar ocasión a los millonarios de exhibir en público tesoros frecuentemente encerrados a cal y canto y que no osan circular en carretera.

Renault AX de 1910, ganador en su clase
Renault AX de 1910, ganador en su clase

Esa imagen extendida puede no siempre resultar apropiada, ya que los concursos no son una actividad que se limite a rascar las llantas en sesiones de tortura para la columna vertebral, limpiar concienzudamente la grasa del motor y sacar lustre a la carrocería con todos los tipos imaginables de ceras, dignas del mejor maquillaje de una actriz de cine.

Presentar con garantías de éxito un coche a uno de estos certámenes significa mucho trabajo y conocimientos de mecánica, respeto por la originalidad de las carrocerías e interiores y, en muchos casos, una gran labor de investigación histórica y de búsqueda de documentación dispersa.

Cierto es que han quedado fotos en blanco y negro y hábitos de los años veinte y treinta, cuando este tipo de eventos eran motivo de prestigio social y actividades que poco tenían que ver con la mecánica y mucho con el estilo de los carroceros y la vestimenta de los participantes.

En la actualidad, un concurso de elegancia, aunque se siga conservando ese nombre algo ambivalente, refleja una dura lucha por la conservación del patrimonio automovilístico histórico al más alto nivel posible.

Delahaye 135 de 1938, auténtico coche de carreras
Delahaye 135 de 1938, auténtico coche de carreras

Los renovados concursos están dando ocasión a los aficionados de recuperar joyas olvidadas, restaurarlas y volverlas a la vida activa. La participación en alguno de ellos supondría el premio al esfuerzo realizado y el reconocimiento público de la historia de un coche excepcional, tantas veces olvidada. Decimos la participación porque en los concursos de máximo prestigio no es suficiente solicitar la inscripción, es preciso recibir la invitación del organizador. Ser invitado a participar es ya un premio.

Sin embargo, no sería posible organizar en todas partes o con mucha frecuencia eventos a la altura de Pebble Beach o Amelia Island que son, en los Estados Unidos, el cénit mundial en la materia. Tras la desaparición del concurso de Bagatelle en París, solamente queda en Europa en la misma categoría el reducto prestigioso de Villa d’Este.

Se están realizando intentos de llevar a un nivel apropiado certámenes en otras latitudes. Recordemos el concurso de Madrid, que ya tiene en su haber cinco ediciones y en el momento de cerrar esta crónica prepara su sexta celebración, prevista para el próximo día 28 de septiembre de 2013.

Pareja de Dinos, el 246GTS de 1972 ganador en su categoría
Pareja de Dinos, el 246GTS de 1972 ganador en su categoría

En la encrucijada

Otros países europeos, como Luxemburgo, también renuevan ese tipo de actividad teniendo como resultado la satisfacción del público en general así como la de los propios participantes.

Tanto los aficionados entendidos como los meros visitantes y espectadores, sólo pueden felicitarse por la organización de una nueva actividad, ya que les dará ocasión de pasear en escenarios agradables cuidadosamente elegidos mientras admiran, agrupados en un mismo lugar y una misma fecha, multitud de coches singulares que viajan a encontrarse desde puntos geográficos distantes y que, de otro modo, no serían expuestos en conjunto.

En su primera edición, el concurso de elegancia de Mondorf-les-Bains, ciudad en luxemburguesa conocida por sus curas termales, se apunta como un serio candidato a ser inscrito en el circuito internacional gracias a que, además de con un marco prestigioso, cuenta con la ventaja de su localización en el corazón de una región con cuatro países colindantes: Francia, Bélgica, Alemania y el propio país organizador.

Últimos retoques a un Chevrolet de 1940
Últimos retoques a un Chevrolet de 1940

En el programa se preveían los alicientes de los 110 años de Harley-Davidson, los 100 años de Aston Martin y los 50 del Porsche 911, a los que se añadían los premios a conceder en distintas categorías, además del codiciado Best of Show :

→ Clase A: Antes de 1920

→ Clase B: De 1921 a 1945

→ Clase C: De 1946 a 1960

→ Clase D: De 1961 a 1975

Marcel Hagendoorn, presidente nacional de Make a Wish -organización benéfica para ayudar a niños en todo el mundo- y Albert Wetz organizaron el certámen, y el jurado lo componían Andrea Zagato -nieto de Ugo-, Jean-Marie Schmit, presidente de la Lëtzerbuerger Oldtimer Federatioun, y los historiadores del automóvil Jean-Paul Hoffmann -que, por cierto, ha adquirido un Volkswagen escarabajo de ventana trasera partida en Águilas- y Otfried Sezler, junto con un colaborador habitual de Techno Classica, Hibert Adolfs.

Aston Martin DB4 Convertible hard top, Touring Superleggera
Aston Martin DB4 Convertible hard top, Touring Superleggera

Entre los participantes, que sería imposible describir uno a uno, destacaremos un trío de Ferraris V12, un 365 y dos 330 GT 2+2, un magnífico ejemplar de Lancia Flaminia Sport Zagato de 1961 que ganó el segundo premio en su clase, y un Dino 246 GTS de 1972, que se alzó con la victoria en su categoría.

Un Aston Martin DB4 Touring Superleggera Convertible con hard-top de fábrica era un ejemplar extremadamente raro, puesto que se desconoce el número de ejemplares que se fabricaron. La cifra más probable se limita a tres. Junto a éste se podían admirar un DB5, por una vez de un color distinto al de James Bond, y un DB2/2 Mark II de 1956 que logró el segundo premio en su clase.

Otros vencedores fueron:

• Clase A: Renault AX de 1910;
• Clase B: Rolls-Royce Phantom I boat tail de 1928;
• Clase C: AC Bristol de 1960

Champagne para celebrar la victoria del Bugatti Atalante de 1938
Champagne para celebrar la victoria del Bugatti Atalante de 1938

En cuanto al Best of Show, muchos coches de los presentes habrían merecido el premio, pero el jurado tiene la responsabilidad de elegir sólo uno de ellos.

Destacaban un Alfa Romeo 6C 1750 Zagato de 1930, un Delahaye 135S Le Mans de 1938, un Delahaye 135M Chapron de 1939, con número de carrocería 0013; y un impresionante grupo de Bugattis, incluyendo un raro Tipo 44 Germain&Chapiron de 1929, un Tipo 57 de 1934 con carrocería única de James Young, un Type 57 Galibier de 1937 y un Tipo 57 Coach Ventoux de 1938.

Sin embargo, el premio Best of Show estuvo bien merecido por un asombroso Tipo 57 Atalante de 1938, con bastidor número 57598, que hizo el trayecto de ida y vuelta a Alsacia conducido por carretera. Es un coche que realiza numerosos viajes largos por por su propio pie para asistir a rallys y diversas reuniones de coches clásicos.

Reconozco que el ejercicio del autor de tomar una copa de champagne admirando semejante ejemplar desde una terraza renacentista sí podría calificarse de decadente.
 
 

 

[adrotate group=»5″]

 

Imágenes a tamaño completo (1.280 px. aprox.)

 

Valora esta crónica y ¡Comenta!

Catawiki 750

1 Comentario

  1. Francisco Carrión
    Sep 7, 2013 en 20:10 — Responder

    Sobre ese Philos de 1910, solo se que es una muy rara marca francesa que fabricó pequeñas series de coches con motores Ballot de 4 cilindros, si no me equivoco.

    Al rallye Barcelona-Sitges ha asistido en muchas ediciones una unidad muy similar a la aquí fotografiada, y creo que actualmente se conservan solo unas 5 unidades de este modelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Citroën GS, mejor Coche del Año

Post siguiente:

Los Otros: Enterrados en España