Liberty 750×184

30 años de la victoria de Carlos Sainz con Toyota: El desembarco nipón

Este 2020 se celebra el 30 aniversario de uno de los hitos en las relaciones entre España y Japón. ¿Hablamos de un tratado de comercio? En realidad no, sino de la vitoria de Carlos Sainz y Luis Moya a los mando del Toyota Celica GT-Four en el Campeonato Mundial de Rallyes...

Retromovil 2020 Medio


FOTOS CARLOS SAINZ/LUIS MOYA Y TOYOTA CELICA: TOYOTA

Las relaciones entre España y Japón no han sido siempre fluidas. Durante siglos, el País del Sol Naciente fue un enigma sólo abierto, brevemente, por la Embajada Keicho. Una misión diplomática con el objetivo de estrechar lazos comerciales entre el archipiélago y las colonias españolas a comienzos del siglo XVII. Aunque algunos de sus miembros se quedaron cerca de Sevilla dando origen al apellido Japón lo cierto es que, al poco, la intransigencia religiosa cerró el país asiático a cualquier influencia extranjera.

Así las cosas, Japón durmió durante siglos el sueño del feudalismo hasta que en 1868 las relaciones entre ambos países comenzaron a fluir de nuevo. Fue en ese año cuando un tratado de comercio y navegación abrió las fronteras al conocimiento mutuo. Un conocimiento que llega hasta nuestros días en forma de un intenso intercambio comercial, turístico y cultural. Sin embargo, más allá de todo esto hay otro hito reseñable en esta historia.

carlos sainz toyota 30 aniversario

Y sí, tiene que ver con el motor. Ni más ni menos que el primer Campeonato Mundial de Rallyes para Toyota, el cual también fue el primero para la pareja formada por Carlos Sainz y Luis Moya. Un binomio de equipo japonés y piloto español que en 1990 se alzó con la victoria en el Campeonato de Pilotos. Y es que, aunque la progresión realizada por el Toyota Celica fue realmente impresionante, lo cierto es que Lancia dominó el título de constructores desde 1987 hasta 1992.

carlos sainz toyota 30 aniversario

TOYOTA CELICA GT-FOUR: LA MONTURA DE CARLOS SAINZ Y LUIS MOYA

Hasta la llegada de Toyota al Campeonato Mundial de Rallyes, ésta era una prueba definida por monturas europeas. Un reinado caracterizado por armas como el Lancia Stratos, el FIAT 131 Abarth o el Audi Quattro. Con semejantes contrincantes, los de Toyota no iban a tener nada fácil lograr la victoria. Por ello prepararon un largo desarrollo tecnológico usando como base la cuarta generación del Celica, de la cual extrajeron en 1986 una versión con tracción total llamada GT-Four ST165.

En las versiones de calle, la evolución del motor montado en el Toyota Celica GT subió hasta los 150CV. Sin embargo, las unidades de calle de GT-Four recibieron mejoras como un turbo proveniente del Supra que elevaron hasta 190CV las prestaciones de este bloque de 2 litros. Todo esto obligó a reforzar el chasis, así como incorporar nuevas barras estabilizadoras y muelles en la amortiguación con mayor peso y volumen. ¿Resultado? Un conjunto de lo más duro pero también con 1350 kilos de peso.

Toyota Celica, campeón en Classic Madrid

Todo ello conectado al suelo gracias a una caja de transferencia que repartía la tracción a mitad y mitad entre el eje trasero y el delantero. Un ajuste diferente respecto al de rivales de la época como el Lancia Delta HF 4WD, el cual entregaba un 56% de la fuerza al eje delantero y un 44% al trasero. Con todos estos datos, el debut del Toyota Celica GT-Four ST165 se hizo en la temporada de 1989, donde se limó todo lo necesario para salir a por todas en la temporada siguiente. Y así fue, siendo en 1990 el primer coche japonés en llegar a lo más alto del Campeonato Mundial de Rallyes.

TOYOTA CELICA, CARLOS SAINZ Y LUIS MOYA: EQUIPO GANADOR

Durante la temporada de 1989 Carlos Sainz y el Toyota Team Europe se hicieron con tres podios. Un buen prólogo a la puesta en práctica de todo el esfuerzo tecnológico desarrollado por los japoneses, quienes confiaron en un Carlos Saínz de tan sólo 28 años para llegar a lo más alto. Un objetivo que pretendían alcanzar en la siguiente temporada. Enfrentados al experimentado Didier Oriol y su imponente Lancia, Sainz y Toyota no tenían las cosas fáciles.

feria coches clasicos
Sainz y Moya ganaron el mundial 1990

No obstante, la temporada empezó con buenos resultados. Podio en Montecarlo, y después cuatro victorias seguidas, tres segundos puestos y un tercero. Un camino bien resuelto de cara a ganar el Campeonato Mundial de Rallyes de 1990, especialmente si tenemos en cuenta que aún quedaban tres victorias más. De hecho, ya sólo con quedar terceros en el Rally San Remo consiguieron subir a lo más alto.

Al menos en la categoría de pilotos, hito que repeterían en 1992 con el flamante y nuevo ST-185. Ambos triunfos se inmortalizaron en la edición limitada Carlos Sáinz, hoy en día francamente deseada. Toyota volvió a ganar en 1993 y 1994, junto con los mundiales de constructores.

toyota celica carlos sainz edition

carlos sainz toyota 30 aniversario

Fueron los años que marcaron el final del reinado de Lancia, iniciándose una abrupta llegada de las máquinas niponas, ya que después de Toyota fue Subaru la que ganó consecutivamente en 1995, 1996 y 1997. Un triplete asiático rematado por el Mundial de Constructores de Mitsubishi en 1998 y la revalidación por Toyota en 1999. ¡Siete años seguidos dominados por marcas japonesas! Y todo ello a partir de la victoria que este 2020 cumple 30 años. Y es que, vaya, por lo que parece las relaciones entre España y Japón empezaron dificultosamente pero… ¡Terminaron yendo a toda máquina!

Catawiki 750

1 Comentario

  1. Ago 3, 2020 en 17:28 — Responder

    Buenas tardes , a partir de la tercera foto si son carlos y luis , las anteriores no , la foto de montecarlo es armin schwarz y luego esa foto del safaro¡i tiene multiples posibilidades , pero yo pienso que es Didier Auriol en 1994 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Un BMW 503 siniestrado

Post siguiente:

Range Rover de 1976 en Catawiki