Liberty 750×184

BMW 333i E30: El Inesperado ‘M3’ Sudafricano

En el mundo de los deportivos alemanes hay una letra que nos sugiere una mayor potencia: M. La denominación con la que BMW desarrolla sus turismos hasta un nivel deportivo. Desde 1986, todas las evoluciones de la Serie 3 han tenido su preparación M, sin embargo... Hay una que es realmente especial, ¡y no se denomina con esta letra! Se trata de la versión tan sólo fabricada para el mercado sudafricano: el 330i E30.

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

Durante los 80, el comercio con Sudáfrica se hacia cada vez más difícil. Las sanciones internacionales hacia el régimen del Apharteid hacían languidecer el canal de importaciones de un sistema que no colapsó hasta 1992. En esta situación, algunas marcas optaron por marcharse o no instalarse en el país, mientras que otras no conseguían que algunos de sus modelos pudieran entrar con facilidad en un mercado cada vez más cerrado por la presión internacional.

Curiosamente, en esta situación tan concreta… Nació uno de los BMW más escasos de la marca alemana, sólo comercializado en el país africano. Se trata del 333i E30, un modelo del cual sólo se fabricaron en torno a 200 unidades. 200 unidades destinadas a las necesidades de un mercado donde BMW planeaba participar en las carreras del Grupo 1, al tiempo que por sanciones veía muy compleja la introducción del M3 E30. Toda una serie de carambolas que acabaron moldeando el que quizá sea el serie 3 deportivo más especial de la historia.

1985. SUDÁFRICA SE QUEDA SIN EL M3 E30

Aunque dependiendo del país el M3 E30 no salió al mercado hasta 1986 o 1987, en 1985 ya se había presentado este modelo con el cual la marca bávara pretendía participar en el Grupo A de competición. Para ello, se necesitaba la fabricación de al menos 5.000 unidades. Así, con un objetivo claramente puesto en la competición, nacía el primer M3 de la historia. Una de las sagas más aclamadas y deseadas en la historia de la marca, la cual clasifica con la letra M a los desarrollos deportivos de sus modelos turismo.

Ágil, con una buena aerodinámica y un rabioso comportamiento regido por su tracción trasera, el M3 de 1986 daba unos 200CV gracias a su motor S14 de 2’3 litros, 4 cilindros en línea, 16 válvulas y doble árbol de levas. Todo un icono que, para muchos, sigue siendo la generación más excitante del M3. Sin embargo… De aquella excitación no podrían gozar los sudafricanos.

Las normas del Grupo 1 -aunque éste fue sustituido por el Grupo N en 1981, aún existía en Sudáfrica- eran demasiado específicas, por lo que llevaría bastante tiempo adaptar el M3 E30 a sus parámetros. Por no hablar de que la exportación a Sudáfrica del nuevo modelo se hacía cada vez más compleja debido a las imprevisibles sanciones al comercio con el país. En suma… Una situación que dejó al mercado sudafricano huérfano del M3 E30. ¿Solución? Crear su propia versión, la cual sería ensamblada allí mismo para pasar como “producto local”.

UN M3 ENSAMBLADO EN SUDAFRICA, PERO IDEADO EN ALEMANIA

La idea del proyecto, surgida desde la sección sudafricana de BMW, contó con la coordinación del director de la misma: Bernd Pitscheider. Sin embargo, y a pesar de que el modelo pasaría como un coche “sudafricano” al ser fabricado y comercializado únicamente a ese mercado, las en torno a 200 unidades fueron diseñadas en Alemania. Concretamente en los talleres de Alpina, la mítica empresa de modificación de modelos BMW, la cual contaba en esta ocasión con el asesoramiento de la propia BMW Motorsport para dar así un toque de “oficialidad” a todo el asunto.

El resultado no pude ser más espectacular. Sobre el ligero chasis de un serie 3 se montó un motor conocido como “Big Six”. Un enorme propulsor tomado del 733i con 6 cilindros en línea, 3’2 litros y 201CV de potencia. Ocupaba tanto bajo la compacta carrocería del serie 3 que los clientes debían escoger entre tener aire acondicionado o dirección asistida. Sin lugar a dudas, la mezcla del “Big Six” con el chasis del serie 3 creó un deportivo que rinde un excelente par y peso/potencia, aunque alguno seguro que… O se achicharró al sol del verano o acabó con una fuerte tensión en los biceps.

Alpina firmaba un nuevo sistema de escape, otro de admisión, los frenos de discos ventilados, el radiador y las llamativas llantas de 16 pulgadas rematadas con el símbolo de la empresa y diseñadas en exclusiva para este 333i E30. Un modelo que vio la luz en 1985 y que, a día de hoy, es para muchos el “M3” más especial y codiciado de toda la saga…

¡Sin ser en realidad un M3!

Catawiki 750

1 Comentario

  1. jorecacars
    Mar 6, 2018 en 10:28 — Responder

    Podría ser también un buen artículo la historia del 320is, creado para los países que gravaban con altos impuestos los motores de más de 2 litros (Portugal o Italia) como el del M3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

En Estado Original: Ford Mustang Fastback

Post siguiente:

Stratos HF Zero: El Prototipo De Bertone