Retromovil 728×90 px
Inicio»Artículos»Pruebas»Probamos la nueva Alfa Romeo Giulia

Probamos la nueva Alfa Romeo Giulia

Alfa Romeo vuelve a la tradición con una berlina deportiva de tracción trasera. Nosotros la probamos para contarte si cumple con las expectativas...

CCRJ 728×90 px

banner-sromagosa-750x90

La semana pasada os enseñamos la exposición de Alfa Romeo con motivo del lanzamiento de la nueva Giulia, y si recordáis quedamos en que también os contaríamos un poco sobre esta novedosa berlina que supone ni más ni menos que la refundación de la marca de Portello sobre sus valores tradicionales de deportividad y conducción pasional.

¿Un coche moderno en una revista de clásicos? Esta es la pregunta que probablemente tú, lector, te hayas hecho al ver esta noticia y a la que contestamos que todo gran automóvil tiene un principio. Nuestra posición es que, al igual que los llamados clásicos de purgatorio también debe prestarse atención, en la medida de lo posible, a aquellos vehículos que desde su nacimiento tienen cierta relevancia histórica.

Esta es la Giulia que vamos a probar, ¿te vienes con nosotros?
Esta es la Giulia que vamos a probar, ¿te vienes con nosotros?

Más aun cuando no se trata de la típica ‘lavadora’ de tracción delantera y practicidad desbordante sino más bien de una ‘bella macchina’ a cuyos mandos hemos disfrutado bastante, que es lo importante. Quien escribe estas líneas -en las que quizá puede que se esté pasando un poco al lado oscuro- trabajó como probador en medios de comunicación dedicados a la actualidad del motor y puede decir que raramente se encuentra, como en este caso, un turismo de espíritu verdaderamente clásico.

Justificadas las razones para dedicar un poco de atención a la nueva Alfa Romeo Giulia, y hayamos sido o no seducidos por la maniobra de marketing del Grupo Fiat -propietaria desde 1986 de la marca de Portello-, vamos a contaros un poco qué tal va. Sin las grandes cifras ni los tecinismos estridentes de las ‘naves espaciales’, sino con lo esencial.

Sugerente trasera, esconde las ruedas mágicas
Sugerente trasera, esconde las ruedas mágicas

¿Cómo es la nueva Alfa Romeo Giulia?

Tuvimos la oportunidad de catar la nueva Giulia el pasado viernes, cuando pudimos callejear con ella y también salir brevemente a carretera abierta. Después, el pasado lunes, nos dieron unas vueltas a toda velocidad por el circuito del Jarama para que viéramos lo que es capaz de hacer sin los condicionantes de la vía pública.

En ambas ocasiones nos llamó la atención las líneas indudablemente italianas de la nueva berlina. ‘Bella macchina’, sí señor, es lo que nos espetaría cualquier transeunte del país trasalpino en un semáforo; y tendría razón. Sobre todo con unas ruedas entradas en pulgadas, el coche tiene una presencia que considero difícil de igualar en el segmento D. Por fuera deja claro que tiene carácter.

Al abrir la puerta lo primera que cautiva al aficionado a los vehículos clásicos es el túnel de transmisión que cruza el habitáculo. Gracias al cielo esto es un Alfa Romeo de verdad, es decir, propulsado por las ruedas traseras y gobernado por el sentido común de su propietario; no es el heredero del extravagante Alfasud, sino del divertido 75.

La nueva Giulia retoma la tradición con su tracción trasera y motores prestacionales
La nueva Giulia retoma la tradición con su tracción trasera y motores prestacionales

La calidad del interior se ha vuelto premium. Los plásticos y el resto de los materiales son mejores y todo suena a sólido, aunque hay que admitir que esto no es demasiado tradicional dentro de la marca italiana… Bienvenida sea la novedad siempre y cuando el espíritu de la casa que mencionábamos al principio quede intacto 😉

Quizá el mayor acierto en lo que a los interiores se refiere sea la posición de conducción. Nos montamos y regulamos el asiento hacia abajo para descubrir que nuestras piernas quedan estiradas y listas para operar comodamente los pedales. El volante y la palanca de cambios hacen un juego practicamente perfecto a nuestras manos.

Podría decirse que la posición de conducción es fantástica pero no demasiado italiana, que los rodillas encogidas y los pies de pato quedan para la posteridad. Vamos a girar la llave; maldita sea, no hay, ahora va todo con botones… La fuerza de la costumbre. Piso el freno y el embrague y pulso el botón start del volante…

La máquina cobra vida con un indiscutible rumor diésel; y decimos rumor porque el motor Multijet de 2.2 litros, 4 cilindros y 180 CV que nos transportará hacia el fin de semana es bastante silencioso. También es brioso, ya que desde la primera caricia al acelerador nos precipita, más que nos deposita, sobre las calles de Madrid. Uno tiene la sensación de que va a ser un gran viaje.

Con la mano izquierda a las nueve y la derecha descansando sobre la portentosa palanca de cambios, el codo se apoya en la guantera del túnel de transmisión. El guiado de la palanca es muy acertado, firme y preciso, nos pasaríamos la mañana engranando marchas mientras las suspensión engulle sin reservas las imperfecciones del maltratado asfalto de la capital. El chasis es ágil y la dirección que lo conduce es directa, tanto que nos sorprende.

Giulia divertida, Giulia insaciable

Salgamos a carretera abierta, a la autovía de Zaragoza. El motor responde con ganas desde aproximadamente 1.500 vuestas, incluso en sexta, para desatarse en el entorno de las 3.000 y morir en las proximidades de las 4.500. Si tuviéramos que destacar un rasgo del Multijet de 2.200 cc sería su capacidad de recuperación y su buena dosificación del par.

La Giulia transmite una confianza extrema (Foto: Alfa Romeo)
La Giulia transmite una confianza extrema (Foto: Alfa Romeo)

La Giulia es uno de esos automóviles que, como le ocurre a algunos BMW, incitan a su conductor a implicarse en la conducción. Surcamos la carretera de Zaragoza por el carril izquierdo a 130 Km/h; por un momento subimos a unos razonables 160, velocidad a la que el coche vuela por debajo del medio régimen.

A la vista de una retención imprevista pisamos con ganas el pedal de enmedio y los frenos IBS nos clavan en el suelo. Las medidas de seguridad son numerosas y apabullantes -si bien no invasivas- pero nuestros reflejos son los mismos… ¿A dónde nos llevarán estos coches tan rápidos? Las sensaciones de confianza y diversión son totales, si bien vamos mucho más deprisa que en un clásico: por fortuna, nuestro sentido común sigue contando.

El motor diésel de la Giulia empuja con soltura desde bajas revoluciones (Foto: Alfa Romeo)
El motor diésel de la Giulia empuja con soltura desde bajas revoluciones (Foto: Alfa Romeo)

Zanjemos la cuestión el el Jarama

Vámonos al Jarama. El lunes por la mañana nos dejamos caer por allí invitados a última hora por nuestro amigo Martin Horrocks, quien generosamente prestaba su pareja de Giulias clásicas al lanzamiento, a saber una Giulia 1600 Super y un coupe Bertone 1300 Junior. Veníamos de una sesión de foto y vídeo en la sierra madrileña y y sin duda nos pareció un buen momento para grabar.

Tras la presentación oficial a la prensa el viernes, durante el fin de semana y el lunes los aficionados a la marca milanesa pudieron disfrutar tanto de la exposición histórica como de la prueba dinámica de la nueva Giulia en circuito. Hechas las presentaciones, y pedido el permiso de rigor a los profesionales de Sport Drive, nos pusimos manos a la obra…

Aprovechando la buena sintonía que se respiraba en el trazado madrileño, donde los clientes potenciales fueron recibidos con un piscolabis y muchas ganas de pasarlo bien, pedimos a uno de los monitores que nos diera una vuelta alegre al circuito. Ya sabéis, para llevar un poco al límite a la nueva criatura.

La respuesta de la Giulia fue muy positiva. Lo que más nos impactó fue el paso por curva, en el que tanto chasis como suspensión y dirección se aliaron para transmitir una sensación bastante espectacular. El coche va por donde se le dice a degüello y sin necesidad de correcciones; es realmente preciso, que es lo que necesitábamos comprobar para colmar nuestras expectativas.

Y si esto es así con la versión que equipa el motor diésel de 180 CV, ¿cómo será en el Quadrifoglio Verde, la versión más radical de la gama de 510 CV?

Ya os lo contaremos más adelante… 😉

Post anterior:

Alfa Romeo presenta la nueva Giulia en Madrid rodeada de clásicos

Post siguiente:

En Vídeo: Este Renault 8 lo tiene todo

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *