Retromovil 728×90 px
Inicio»Noticias»Subastas»Adios, De Tomaso: La Nuova Pantera

Adios, De Tomaso: La Nuova Pantera

La subasta del último prototipo presentado por Alejandro de Tomaso es un buen momento para hablar de la marca y del Pantera original...

CCRJ 728×90 px

banner-sromagosa-750x90

Tal día como hoy se subasta la Nuova Pantera, el último coche presentado por Alejandro De Tomaso en 1999. Sin mecánica, interiores o ventanas, se trata basicamente de un diseño tardío de Marcello Gandini que sirvió al fabricante italoargentino para conmemorar un 40 aniversario un tanto de capa caída. Y es que la marca no hizo nada de provecho entre 1990 y 2004, cuando se liquidó tras la muerte de su fundador.

La Nuova Pantera no pasó del estado de prototipo pero constituye sin duda una bonita escultura que, según se dice, llegó a influenciar incluso las líneas del Bugatti Veyron. Aparte de para su contemplación, me va a servir para contaros brevemente la historia de De Tomaso y del Pantera original, un automóvil que levantó pasiones durante los 19 años que duró su producción…

Alejandro De Tomaso y su Pantera

Alejandro De Tomaso, nacido en el seno de una importante familia argentina, emigró a Italia a principios de los años 50 tras conspirar contra el gobierno de Juan Domingo Perón. Allí se convirtió en un piloto de Fórmula 1 no demasiado exitoso que compitió entre 1953 y 1959 y, tras su experiencia de deportiva, fundó su propia marca de automóviles, la De Tomaso Automobili SpA.

Desde principios de los años sesenta produjo de manera artesanal coches deportivos y de lujo e incluso llegó a diseñar un Fórmula 1 para Frank Williams. Con la producción del modelo deportivo Vallelunga a partir de 1963 comienza la edad de oro de la marca la cual duró aproximadamente hasta 1975. Durante este tiempo, De Tomaso produjo los inolvidables Mangusta, Deauville, Longchamp y, sobre todo, Pantera.

El De Tomaso Pantera (1971) representa el modelo de mayor producción de la enseña italo-argentina. Con alrededor de 7.000 unidades producidas el Pantera era -y es- el híbrido perfecto: Un acertado chasis monocasco de diseño italiano vestido con una carrocería biplaza dibujada por el legendario Tom Tjaarda (Ghia) y animado por un llenísimo motor Ford V8 de 351 pulgadas cúbicas (5.7 litros) y 330 CV situado en posición central.

El atributo técnico que termina de definir al modelo es su caja de cambios ZF situada en posición transaxle; es decir, sobre el eje trasero, la cual le confiere un equilibrado reparto de pesos. Este automóvil resultó tan interesante en su época que incluso Ford se implicó en su producción entre 1971 y 1974 con la compra de participaciones en la sociedad de De Tomaso y la cesión de la infraestructura de concesionarios de Mercury y Lincoln para su comercialización en América.

Lamentablemente, la suerte de Alejandro De Tomaso cambió con la Crisis del Petróleo de los años 70. A partir de entonces Ford abandonó el proyecto Pantera y el argentino quedó con una factoría en Modena (Italia) incapaz de producir coches en los números o el nivel de acabado de su edad de oro. A nivel personal su capacidad organizativa tampoco ayudó; no obstante, los Pantera se siguieron fabricando de manera artesanal y se vendieron en pequeñas cantidades hasta 1990.

A lo largo de todo este tiempo De Tomaso fue propietario de Maserati (los Biturbo son cosa suya), Innocenti, Ghia, Vignale o Moto Guzzi, entre otras importantes marcas, lo que le convierte en uno de los grandes empresarios de la Historia del Automovilismo. Hoy en día deportivos como el De Tomaso Mangusta o, sobre todo, el Pantera, siguen demostrando la valía de su pasión en carreras de vehículos clásicos celebradas a lo largo y ancho del globo.

Enlaces a Fotografías CC
Post anterior:

Ocho Clásicos de Culto en Catawiki

Post siguiente:

Vídeo Rosso: Ferrari F40 en Circuito

1 Comentario

  1. Sep 6, 2017 en 19:44 — Responder

    El dueño (hasta la venta de hoy) del ultimo prototipo del Pantera y del Guará que se subasta en el mismo evento, me enseño los trabajos de restauración de los dos modelos hace más de un año. Es una pena que una marca como De Tomaso terminara de esa manera.

    Por cierto, el prototipo se acaba de vender en 16.000 libras más bonús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *