Inicio»Artículos»Pruebas»Ford Mustang Fastback ’65 Restomod: El Chico Malo

Ford Mustang Fastback ’65 Restomod: El Chico Malo

El Ford Mustang puede ser la niña bonita o el chico malo. Tras más de 10 años de trabajo, aquí tenéis al segundo tipo en Vídeo... ¡Cuidado! ;)

banner-sromagosa-750x90

VÍDEO: LA ESCUDERÍA Y KUKFILMS / TEXTO: JAVIER ROMAGOSA / FOTO: UNAI ONA

Como bien dice uno de sus propietarios, y en contra lo que se suele creer, el Ford Mustang no fue concebido como un deportivo. Buena prueba de ello son los motores iniciales de 6 cilindros o el eje rígido trasero con ballestas, por citar tan sólo dos ejemplos. En un principio era un coche pensado, y que nadie se ofenda, para las secretarias de mediados de los años 60.

Afortunadamente podía deportivizarse, tal y como hizo Carrol Shelby desde el mismo nacimiento del pony de Ford en 1964. Da la casualidad de que ya hablamos de ello hace unos meses a propósito de un barn find de Shelby GT 350, un Mustang afinado por el héroe tejano para conquistar los circuitos del campeonato SCCA americano.

Precisamente en esta máquina de carreras puesta en la calle se han inspirado Julio Santamaría y sus amigos para modificar un Fastback de 1965. Pero además han decidido europeizarlo un poco para convertirlo en un Gran Turismo, algo que no tienen los yanquis. Y es que el Ford Mustang Fastback Restomod -ya sabéis, restaurado-modificado- que os enseñamos en el Vídeo de cabecera ha sido transformado en un juguete apto tanto para autopistas como para trazados ratoneros como el Jarama.

La caída en fastback hacía ganar enteros a la carrocería del Mustang (Foto: Unai Ona)
La caída en fastback hacía ganar enteros a la carrocería del Mustang

El trabajazo de Julio y sus amigos

Desde 2002 estos forofos del modelo de Ford han puesto toda la carne en el asador para dar vida a un ponycar que supone un compromiso no sólo conceptualmente, sino también en lo concerniente a los ajustes y a la conservación de la originalidad. Para empezar, tan sólo el ‘sacrílego’ montaje de la inyección ha requerido 5 años de trabajo; y luego todos los cambios debían ser reversibles en una semana de trabajo…

En el motor V8 las principales modificaciones han sido la inyección, unas culatas ‘a juego’ comercializadas por Ford Performance y un aumento de cilindrada de 298 a 302 pulgadas cúbicas o, lo que es lo mismo, de 4.7 a 5 litros. Los frenos delanteros, tal y como se cuenta en el Vídeo constan de discos ventilados y pinzas Brembo de 4 pistones encastrados en unas llantas de 16 pulgadas, 1 por encima de las originales de 15.

En lo que respecta a la transmisión, el árbol es ahora de duraluminio, más ligero y fácil de equilibrar, y la relación del puente trasero ha sido cuidadosamente trabajada. La suspensiones son  calcadas a los esquemas de Carrol Shelby para su GT 350, gracias a las cuales y a una caída de las ruedas algo más acentuada consiguió que el coche dejase de subvirar.

El capot trasero aporta el apoyo aerodinámico necesario a alta velocidad (Foto: Unai Ona)
El capot trasero aporta el apoyo aerodinámico necesario a alta velocidad

Ya en el exterior, se observan modificaciones estéticas al más puro estilo Shelby: Entradas de aire para la admisión y refrigeración de la mecánica, fundamentalmente; junto a éstas, una zaga algo disintinta a la que estamos acostumbrados en los Fastback de 1965 y que proporciona el apoyo aerodinámico necesario para la estabilidad del pony a partir de 180 kilómetros por hora…

Finalmente, la guinda del pastel está en el interior, materializada en una guantera con la firma original del piloto y constructor tejano. La historia tiene miga, al igual que las miles de millas recorridas por nuestro protagonista al volante de su ‘Chico Malo’ hasta Le Mans Classic 2016. Pero ya os seguimos contando en el Vídeo de cabecera… ¡Buenas vacaciones a todos!

1.2k
Followers
25.5k
Fans
488
Followers
576
Subscribers

Sergio Romagosa, S.L. 260×300
Post anterior:

Teaser Mustang Fastback Restomod

Post siguiente:

Salvat lanza una maqueta de Seat 600 D a escala 1:8 que te va a encantar

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *