Ignacio Sáenz de Cámara

S oy Ignacio Sáenz de Cámara, nací en Vitoria hace ya más de medio siglo y los amigos me llaman Nacho. Como os ocurre a muchos de vosotros, yo también sufrí/gocé desde pequeño con esa atracción imposible de refrenar hacia todo vehículo a motor. Y además, me daba igual que fuesen de dos, de cuatro o de veinticuatro ruedas.

Según fui creciendo, vi que también me gustaba leer todo lo que caía en mis manos, pero mi gran sorpresa fue cuado un día apareció por casa un Auto-Revista. En concreto, era un monográfico dedicado al recién aparecido Seat 127, que hojeé y hojeé durante semanas. Además de las revistas del corazón que devoraba en la peluquería de mi tía Felisa… ¡existían las revistas de coches!

Desde entonces, una suma de coincidencias hizo que en 1992 entrase a trabajar en Motor Clásico, en cuya redacción tuve durante dieciocho años la suerte de profundizar en el conocimiento de la historia del motor. Y sobre todo, de las personas que la forjaron y de las que la siguen haciendo posible.

Aquí os dejo mi e-mail, por si queréis poneros en contacto conmigo.

 

VER CONTENIDOS DE ESTE AUTOR