ClassicAuto 2018 750×184
Inicio»Artículos»Reportajes»El Dodge de Carrero Blanco, el coche más polémico de España

El Dodge de Carrero Blanco, el coche más polémico de España

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

 2/10/2014 – Recapitulamos la historia y publicamos un nuevo reportaje. El coche ha vuelto a ser expuesto al público. Para consultar la información actualizada, haz click aquí. 

El título que abre este artículo tiene una explicación que no pretende entrar en la controversia. La primera frase ilustra lo que es el tema que se va tratar en las siguientes líneas, en las que se va a intentar describir cuál fue y qué pasó con el vehículo que trasladaba habitualmente a un importante militar y político español hasta su fallecimiento en un atentado cuidadosamente planificado y ejecutado por ETA. La desafiante segunda parte del encabezado fue utilizada por Chrysler en una de sus promociones, intentado hacer un guiño con respecto al “mejor coche de España”.

Inevitablemente, la Historia nos lleva al 20 de diciembre de 1973, frente al número 104 de la madrileña calle de Claudio Coello. Allí, el entonces presidente del gobierno Luis Carrero Blanco perdía la vida en su automóvil junto a su chófer y a un inspector de policía que viajaba en él.

Como casi todo el mundo conoce, Carrero se trasladaba en un Dodge 3700 GT -sin el Dart, algo que se repite erróneamente en otras publicaciones- de color negro brillante, con matrícula 16.416 del Parque Móvil Ministerial. A título de curiosidad, los vehículos cuyas placas seguían a la 16.400 eran los Dodge destinados a los ministros y altos cargos del gobierno de la época.

Pie de foto
Detalle de un anuncio publicitario del Dodge 3700 GT

Todos ellos fueron fabricados en la factoría de Chrysler de Villaverde en 1971 e incluían, salvo el cambio automático -que no llegaría hasta el 73-, dirección asistida, servofrenos y aire acondicionado. El modelo fue elegido entonces como Coche del Año en España.

Al igual que la mayoría de unidades, el vehículo del almirante Carrero Blanco pertenecía a la primera serie, que se caracterizaba por tener el distintivo GT en las aletas traseras y no situado en la base del techo en los laterales posteriores; pilotos integrados en el parachoques delantero, ausencia de molduras laterales por debajo de las manetas de las puertas y retrovisores heredados del modelo anterior, es decir, del Dart fabricado por Eduardo Barreiros.

Al contrario de lo que se ha creído y se ha repetido en las recreaciones de cine y televisión que se hicieron de este vehículo en particular -quizá la más lograda es la que se pudo ver en la miniserie que dirigió Miguel Bardem para RTVE-, los automóviles del Parque Móvil Ministerial no llevaban dos banderines en el frontal, sobre las aletas, sino solo uno sobre la aleta delantera derecha.

Llegada de vehículos oficiales al Mininisterio de la Gobernación, tras el atentado de Carrero Blanco
Llegada de vehículos oficiales al Ministerio de la Gobernación, tras el atentado de Carrero Blanco

Sin blindaje

También en contra de lo divulgado en los medios de comunicación, el Dodge no era blindado, algo que precisamente se encargó de difundir el propio fabricante, Chrysler, con el objetivo de extender la idea de la gran seguridad de su berlina. Se habla de un informe interno en el que se ensalza este y otros “valores” del 3700 GT como por ejemplo que, tras la explosión, siguiera funcionando el intermitente izquierdo, posiblemente accionado por el conductor al girar. Este informe fue tan innecesario como polémico.

La robustez del chasis del 3700 GT quedó demostrada sin necesidad de artificios publicitarios. El vehículo soportó por su parte inferior una explosión que le alcanzó de lleno, provocada, según datos conocidos, por unos 100 Kg. de dinamita colocados en un túnel excavado bajo la citada calle del barrio de Salamanca.

Sin embargo, existe una teoría no oficial en la que se habla de que, además, se le sumó la carga de varias granadas antitanque norteamericanas que habían sido robadas meses antes de la base aérea de Torrejón de Ardoz. Esas granadas fueron colocadas junto a la dinamita presuntamente por los servicios secretos de otro país, para asegurarse de que el atentado no iba a fracasar.

Diciembre de 1973. Restos de Dodge en el Parque Móvil de los Ministerios Civiles (Foto: Archivo Diario ABC)
Diciembre de 1973: Restos de Dodge en el Parque Móvil de los Ministerios Civiles (Foto: Archivo Diario ABC)

Si esta última teoría fuera cierta, aquí podría residir la explicación de que, tras reventar el asfalto de la calle por donde rodaba el Dodge, el efecto de la enorme deflagración hiciera que los casi 1800 Kg. del vehículo ascendieran en vertical, en paralelo a la fachada trasera de la iglesia de San Francisco de Borja -Convento de los Jesuitas-, de aproximadamente 30 metros de altura, para, rompiendo la cornisa situada en su parte superior y después de rodar por el tejado, ir a caer 10 metros más abajo en la primera galería del patio interior del inmueble.

Pese a los tremendos daños del coche, especialmente en la zona del maletero -que se deformó hacia arriba en forma de V pero ¡sin llegar a romper la luna trasera!-, dos de sus tres ocupantes, en un primer momento, sobrevivieron a la explosión. José Antonio Bueno Fernández, inspector de policía que se encontraba sentado el asiento del acompañante, falleció en el acto dado que ese lateral fue el más dañado. Carrero Blanco murió en el interior del vehículo, mientras, agonizando, era atendido por los servicios sanitarios. El conductor, José Luis Pérez Mogena, pudo ser trasladado con vida al hospital pero allí no se pudo hacer nada por él ante la gravedad de sus lesiones.

Sin museo

Dejando a un lado todo lo que se ha narrado hasta ahora en referencia al hecho de este lamentable suceso, tras el atentado el 3700 GT tuvo dos destinos. Primero fue llevado al garaje del parque móvil de los Ministerios Civiles, donde permaneció custodiado hasta que se autorizó su inminente traslado al Museo del Ejército.

1974. Instalación del vehículo en el Museo del Ejército (Foto: Archivo Diario ABC) / 2002. Embajale del vehículo durante el inicio de las obras en el Museo del Ejército (Foto: Archivo Diario ABC)
1974: Instalación del vehículo en el Museo del Ejército (Foto: Archivo Diario ABC) /
2002: Embajale del vehículo durante el inicio de las obras en el Museo del Ejército (Foto: Archivo Diario ABC)

El día 1 de enero de 1974 se pudo ver por primera vez en unas instalaciones donde estuvo expuesto junto a los vehículos en los que perdieron la vida Juan Prim y Eduardo Dato. Allí estuvo durante una década, primero abierto y después en una especie de cajón transparente con paredes de metacrilato, hasta que a mediados de los 80 fue retirado de la exposición permanente del museo.

En noviembre de 2002 se embaló cuidadosamente para su traslado desde Madrid a Toledo a donde, según algunas fuentes, llegó. Sin embargo, y según otros testimonios, dicho traslado nunca se llevó a cabo. Tras haber hecho algunas averiguaciones mediante consultas a estamentos militares, en la actualidad parece que se encuentra dentro del mismo armazón metálico fabricado para su último viaje, en un almacén que el Ministerio de Defensa tiene en Madrid. No se ha vuelto a mostrar al público desde hace más de dos décadas. Dado su indudable valor histórico, ¿creen los lectores que debería volver a exhibirse?

(Agradecimientos: Diario ABC y Ministerio de Defensa)

 

Catawiki 750

5 Comentarios

  1. Jul 16, 2013 en 19:12 — Responder

    ¿Desde cuándo eliminar una figura crucial de una dictadura fascista y asesina es un “lamentable suceso”?

  2. Jul 17, 2013 en 10:02 — Responder

    Hombre creo que el asesinato nunca está justificado lo que ocurre es que hay ciertas “personas” que consideran que sí lo está. Este es un blog de coches, por favor, hablemos de ello. Creo que el vehículo debería exhibirse, por qué no?

  3. Metopa
    Jun 16, 2016 en 14:29 — Responder

    Si se envió a Toledo, lo vi con mis propios ojos cuando era soldado profesional de la unidad de seguridad de la academia de infantería entre los años 2001 y 2004. Por las obras de restauracion del Alcázar de Toledo, estuvo en el museo de la Academia, tapado con una lona y solo visto por los ojos de algunos curiosos jugandose las reprimendas. Siempre desmentido por las altas esferas.

  4. Aspa79
    Sep 21, 2016 en 18:07 — Responder

    El coche en cuestión reposa en el parque rueda de Torrejón de ardoz en su museo. Pude verlo en una visita privada que hice, junto a el hay otras maravillas históricas como un auto ametrallador Bilbao, un 131 movido por energía solar,uno de los mercedes utilizados por franco fabricado en 1937, el pegaso que traslado el ataúd de franco al valle de los caídos, el mercedes usado por el general muñoz grandes…..hasta pude tocarlo .
    Antes de su exposición se le reviso y al limpiar la luneta trasera(oscurecida por la explosión) se descubrio un adhesivo de la marca en perfecto estado.

  5. Ramon
    Nov 25, 2016 en 15:57 — Responder

    las cosas de la historia bien claritas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Nuevo Museo: Coches de Cine

Post siguiente:

Prorrogada: "24 horas motociclistas de Montjuïc"