Retromovil Cabecera 2
Auto Retro Cabecera 1
Inicio»Noticias»Salones y ferias»Crónica I Salón High Motors

Crónica I Salón High Motors

Asistimos a la 1ª edición del salón del lujo High Motors, celebrado en el incomparable marco de la Torre Loizaga y cuyo centro fueron los clásicos...

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

Con el final del verano -para muchos también de las vacaciones- y el principio del otoño, se da inicio a un aluvión de eventos. Estos meses hay una actividad frenética: salidas de clubes, concentraciones, ferias, competiciones… De entre estos eventos, en los últimos años están proliferando los concursos de elegancia, sobre todo en otoño. El concurso de Chantilly, por ejemplo, va por su tercera edición.

A finales de agosto recibimos la noticia del Salón High Motors, un nuevo evento que, tomando como eje central el mundo del automóvil, está dedicado al mundo del lujo. Bodegas, agencias de viaje, alta costura, joyería, inmobiliarias y, dado que el salón tomaba como eje principal el motor, no podía faltar la exposición de automóviles de marcas de prestigio como Porsche, Lexus, Infiniti, Maserati, Audi, Bentley y Mustang; y motocicletas de la marca Ducati y Triumph.

salon lujo high motors
Un buen marco para un salón-concurso, sin duda

En el incomparable marco de la Torre de Loizaga de Galdames, a pocos kilómetros de Bilbao, se ha celebrado la primera edición de este salón la cual incluía incluso un concurso de elegancia a cargo de Bonhams. Para ir abriendo boca el primer día, su director de motor, Jamie Knight, impartió unas charlas sobre el mercado actual del automóvil clásico.

En esta ocasión no iba a ver el salón solo como un espectador: Un amigo me pidió que le acompañara para poder presentar al concurso dos coches de su colección; mi amigo llevaría un impresionante Mercedes-Benz 300D más conocido como Adenauer, de finales de 1961, y yo un bonito Jaguar XK150. Así que con los nervios de la primera vez, la maleta con todo el equipo fotográfico, mucha ilusión y el deposito lleno pusimos rumbo a la Torre de Loizaga en la mañana del sábado.

Nunca había conducido un clásico de estas carasteristicas en un trayecto tan largo y me sorprendió gratamente la suavidad de marcha y de manejo.

Los dos clubes de High Motors

De entre todos los participantes del salón cabe destacar la presencia de dos clubes que con sus coches apoyaron desinteresadamente esta primera edición del evento.

El Autómovil Club de Euskadi (ACE) deplazó nada menos que una docena de vehículos de sus socios. La mitad de ellos se presentaron al concurso y la otra mitad simplemente fueron de exhibición; de los primeros, resultaron premiados tres autos: el Mercedes 300 SL como el mejor del concurso, el Ferrari 328 GTB y el Triumph TR·3A.

Por otra parte, la filial vasco-navarra del Porsche Club presentó un buen número de 911, comenzando por el Porche 911T del coordinador del club Esteban Gª Campijo, quien estuvo muy atento con todos los presentes y ejerció como un perfecto anfitrión, hasta diferentes versiones del 911 como son los 964, 993 y 996. Todos los conductores eran grandes entusiastas de la marca y usaban sus autos habitualmente.

Otro Porsche que se presento a concurso pero que no pertenecía al club fue un rarísimo Porsche 911 versión 930 Turbo Slantnose, que no tenia los faros escamoteables. Fue uno de los primeros modelos salidos de fábrica con los faros en la parte baja del paragolpes como los 935 que competían en Le Mans. Por lo que me contó su propietario, venido expresamente desde Barcelona para concursar, tiene el historial del coche que certifica que es una de las pocas unidades con ese tipo de faros construido artesanalmente en fábrica…

Concurso de Elegancia en Torre Loizaga

También tuvieron que recorren muchos kilómetros para acudir al salón-concurso el Alfa Romeo 6C Freccia d’Oro Super Sport y el Mercedes-Benz 600 Pullman presentados por la familia Pueche de Madrid. El primero de ellos perteneció a un buen coleccionista de la zona centro durante muchos años y le hemos podido ver en otros concursos de elegancia; por su parte, el Pullman parece ser que fue propiedad a una noble familia.

A media tarde del sábado comenzó el desfile de los participantes ante el jurado y entre un pasillo formado por el publico asistente. Cada uno de los participantes comentamos las caracteristicas principales de nuestros vehículos; el único que no pudo desfilar fue el Mercedes 600 Pullman, debido a su larga batalla.

concurso elegancia torre loizaga
Citroën Ds21. El tiburon, un coche elegante en un estorno esplendido

Después del desfile, el jurado se tomo un tiempo para dar su veredicto y enseguida se llamó a los premiados para un segundo desfile y la entrega de premios. El ganador absoluto del concurso fue el Mercedes 300SL también conocido como Alas de Gaviota; aparte de los premios, también hubo una mención especial para el espectacular Rolls Royce Phantom II Cabrio con carrocería en aluminio pulido, una de las estrellas de la colección Miguel de la Vía.

En definitiva, un nuevo salón que se organiza en nuestro país y del que esperamos que tenga continuidad. El lugar para la celebración es espectacular y casa perfectamente con la filosofía del evento; soló hace falta animar a los propietarios a sacar las joyas del garaje para que podamos disfrutarlas.

Post anterior:

Vídeo: ¿Cómo puso Ford a punto el Fiesta?

Post siguiente:

XVI Rallye de Durango 'Memorial Maykel'