Auto Retro Cabecera 1
Retromovil Cabecera 3
Inicio»Noticias»Salones y ferias»Crónica Auto Retro Barcelona 2016

Crónica Auto Retro Barcelona 2016

Con sus muchas cosas buenas pero sin muchas de esas que la hacían tan interesante y única, tenemos que decir que la feria ha menguado en cantidad y calidad...

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

TEXTO: FRANCISCO CARRIÓN / FOTOS: SERGIO CALLEJA

El decano de los salones españoles ha llegado a su edición 33 sumido en una serie de cambios de diferente índole. Este año, por primera vez, AutoRetro Barcelona trasladaba sus fechas al fin de semana del 24-27 de noviembre, después de años celebrándose durante el ‘puente de diciembre’.

Si esta elección es acertada o no es una opinión personal de cada uno, pero ya se sabe que los aficionados a los clásicos somos, en general, reacios a los cambios.  Aun así, la organización planteó toda una serie de actividades novedosas para hacer el evento igual de atractivo que en ediciones pasadas.

El concurso de originalidad de Seat, una concentración de microcoches (gymkana incluida), parking para clásicos, puestos de comida en ‘food trucks’ o la propuesta ‘Enciende tus  Motores’ en las que modelos como Alpine A110 Tour de Corse, R5 Turbo, Lancia Delta Integrale, Fórmula SEAT 1430, Seat Panda de Carlos Sainz o Abarth 1000 TC hicieron rugir sus motores con la ayuda de megafonía.

Todo ello estaba planeado para ocupar la Avenida Reina María Cristina…  pero no pudo ser.  Desde 1992 se celebra en este mismo fin de semana el Maratón Jean Bouin, con salida y llegada en la misma avenida, entre los pabellones, de manera que lo planeado tuvo que alterarse. ¡Y todo ello pocos días antes de la celebración del salón!

Finalmente las actividades se realizaron en la ‘Plaza de la luna’, con menor espacio del previsto. El parking para clásicos se trasladó a un pabellón adyacente, y lo que sí se pudo celebrar con normalidad fueron las ‘Montjuïc Legend Series’, cuyos 200 participantes inundaron el antiguo trazado del mítico circuito barcelonés. (¡Una lástima que no tengamos fotos! Serán bien recibidas si alguien nos las envía.)

¿Alguna vez habían visto un Gaz Volga ruso en España? Pues en AutoRetro había dos
¿Alguna vez habían visto un Gaz Volga ruso en España? Pues en AutoRetro había dos

Auto Retro Barcelona 2016: ¿Qué había dentro?

Pasemos ahora al interior del salón propiamente dicho, ubicado desde la edición anterior en el Pabellón número 8 de la Fira de Barcelona, un emplazamiento algo más pequeño de lo que solía ser antaño.

Nada más entrar nos damos de bruces con Seat, mucho Seat. Principalmente con el magnífico montaje que Seat Vehículos Históricos se ocupa en llevar a prácticamente cada evento de nuestro país. Se conmemoraban los 50 años del 850, pero la ‘vedette’ era el Seat 124 Especial 1800 Grupo 4 con el que van a disputar el Rallye de Monte-Carlo Histórico con Salvador Cañellas como piloto.

Desde allí, y hacia la izquierda, el stand del Museo de la Moto de Barcelona, y un poco más allá, el espacio para profesionales compra-venta. Estaban las empresas ‘de siempre’ (Pueche, Motos HD, Cars By Simon…) algo que no es en modo alguno malo -su material suele ser de lo mejor de los salones nacionales- pero sí, en conjunto, poco novedoso. Entre ellas, los ingleses de Vintage & Prestige con un espectacular stand: Bien iluminado, abierto al público –sin barreras ni cintas-, y siempre con una sonrisa dispuestos a atender a las preguntas de cualquiera.

Además, tenían algunas de las mejores piezas del salón, todo preguerras. Un Aston Martin, un Bentley, un Sunbeam, una réplica del Motorwagen Benz y varios Rolls. Uno de ellos, un magnífico Silver Ghost de los años 10 con carrocería ‘Roi des Belgues’, que tenía un precio en torno al millón de libras.

Mucho Porsche 911

Otras piezas destacables estaban en el stand de Autostorica. Un Facel  Vega HK500 con cierta pátina –delicioso- y una pareja de Ferrari Daytona, en versiones cabrio y coupé, ahí es nada. Justo enfrente, en el stand de la empresa Carsclasicos estaba –para mí- otra de las piezas más interesantes del salón: Todo un Citroën SM con carrocería Targa ¡Una rareza!

Al parecer sólo se fabricaron dos unidades y ésta, en buen estado original, lucía orgullosa su matrícula original de Ceuta, sin letra.  Un poco más allá, los estands oficiales de marcas como Alfa Romeo –que exponía un precioso Guilia Zagato- , Mercedes o Porsche… Ay, Porsche.

Con cierta gracia, un amigo aficionado me comentó que esta feria podría haberse bautizado perfectamente como RetroPorsche’, y no le faltaba razón.  Buena parte de lo expuesto eran Porsche 911, de todos los colores y épocas. Aunque nos guste el modelo, era un exceso.

Precios de venta particular desorbitados

La otra mitad del pabellón estaba dedicado a los recambistas, con una superficie muy inferior a la de antiguas ediciones. Había menos especialistas extranjeros, de esos que traen cosas tan interesantes. Mucha miniatura, pero poco revoltijo de piezas. Ningún francés se trajo esta vez sus interesantes coches en estado medio o para restaurar.  Lo más vistoso aquí era algún revoltijo de motos, o ese precioso Biscuter ‘en su salsa’, con todo el sabor de la conservación, semi escondido.

Un poco más al fondo estaba el espacio para clubes, con protagonismo para el Renault 4/4 cabrio carrozado por Serra, el Detroit Electric de la colección Salvador Claret o el estand de los bomberos de Barcelona, con dos vehículos clásicos.

Y ya sumido en las profundidades, tras un recodo del pabellón, el ‘Car Corral’ para particulares -y para un compra-venta profesional, que ocupaba casi todo este espacio, curiosamente. Pero en general, precios sin ningún sentido: Un Lotus Elan bastante regular por 59.000 euros, un Seat 124 Sport 1800 para restaurar por 8.000, un desvencijado Citroen B-14 por 9.000 o un Golf MKI por más de 20.000.

Algunos, como el Bentley S1 que estrenase la Duquesa de Alba, el Mercedes 450 SEL ex Casa Real, o el Seat 1430 que fuera de Julio Iglesias quizá podían justificar en ello sus desorbitados precios, pero el resto no.

Por supuesto que hubo ventas, pero sólo para lo poco que tenía un precio razonable. Entre ello, un bonito Morris Authi 1300, rematado en poco más de 3.000 euros, o un Peugeot 404 cabrio con matrícula española antigua, que se va para Francia por unos 19.000 euros.

Auto Retro Barcelona debe volver a ser lo que era

Y todo esto que comentamos de Auto Retro Barcelona se podía ver en pocas horas. ¿Porqué? Pues porque, no hay duda, este salón ha menguado en calidad… y en cantidad, no sólo en duración. Quién lo habría dicho hace sólo cuatro años, pero ahora ya no hay ni exposiciones temáticas organizadas por la feria, ni la mitad de los coches que antes había… ni un solo Hispano Suiza o Pegaso, ¡En la ciudad donde se fabricaban!

Tantas ausencias han creado un ambiente pesimista en general entre los aficionados visitantes, que observan como la que fuera la feria referente de la península ahora es un evento más.  Con sus muchas cosas buenas, las cuales hemos descrito, pero sin muchas de esas que la hacían tan interesante y única. Porque en un salón de clásicos uno no va a ver la exposición de maquetas inverosímiles titulada ‘El automóvil del futuro’. Va a ver automóviles del pasado, y cuantos más vea, mejor.

Post anterior:

IV Retro Auto Moto Valencia: Como siempre

Post siguiente:

30 Aniversario: Citroën AX