Banner Sergio Romagosa 750

Probablemente un evento como este nunca volverá a repetirse: Nada más y nada menos que 23 Lamborghini Miura de todo el mundo se reunieron discretamente en España para celebrar el 50º aniversario del primer superdeportivo de motor central de la producción mundial. Capaz de superar los 250km/h gracias a su V12 de casi 4 litros y 350 CV, el Miura era el objeto definitivo de deseo de la época, un colorido icono de los años 1960 y 1970 anhelado por jeques del petróleo, magnates, estrellas del pop, playboys y, por supuesto, por los amantes del automovilismo.

Como todos sabeis la insignia de Lamborghini es un toro, y esto es debido a que Ferruccio Lamborghini nació hace justo 100 años bajo el signo zodiacal de Tauro. El constructor de tractores y retador de Il Commendatore lanzó su obra maestra en 1966 y la bautizó con el nombre de una temible raza de toro criada por los Miura, una familia andaluza a la que se olvidó de pedir permiso. Ello motivaría el celebre encuentro entre Ferruccio Lamborghini y  don Eduardo Miura del que hablaremos más adelante.

Las cosas antes se hacían de otra manera: Si eras un rico industrial agrícola italiano y tenías que disculparte y pedir la bendición de un ofendido viajabas miles de kilómetros; si discutías con Enzo Ferrari porque te disgustaban algunas cosas de sus coches y recibías una mala respuesta le hacías la competencia, y encima con su propio equipo. La historia del nacimiento de Lamborghini y por ende del Miura es apasionante, vamos a ver cuál es su último capítulo…

Andalucía, hogar espiritual del Lamborghini Miura

Organizada por Kidston SA junto a la empresa italiana especializada en este tipo de eventos 2FAST4YOU -con Franco Majno al frente- a mediados de octubre, y tras muchos meses de planificación, la reunión del 50 aniversario del Lamborghini Miura en España tuvo como objetivos reunir un número récord de superdeportivos italianos y devolverlos a su hogar espiritual en Andalucía.

Simon Kidston, referente en la industria del automóvil clásico a nivel mundial y dueño de un Miura desde hace tiempo, nos contaba que ‘Este evento ha sido una oportunidad única para algunos propietarios tremendamente afortunados que han podido disfrutar de sus coches en carreteras excepcionales pero que también querían escribir un nuevo capítulo de la historia del legendario modelo’.

De vuelta a casa, 50 años después

Estuve siguiendo la caravana de las bellezas dibujadas por Marcello Gandini durante dos días y quedé alucinado de la belleza de las carreteras por las que circulamos. Imaginaros ser adelantados por varios Lamborghini Miura en una ondulante carretera secundaria… ¡Se te ponen los pelos de punta! Además, pude constatar lo satisfechos que quedaron los participantes con el evento; incluso un propietario japonés que no pudo traer su bólido y tuvo que seguir a la comitiva en taxi.

El punto culminante de este 50 aniversario fue la visita al rancho Miura en Zahariche, donde el ganado pura sangre crece desde 1842. Así se retomaba la visita que el mismísimo Ferruccio Lamborghini hizo en el otoño de 1968 para pedir una licencia tardía a Don Eduardo Miura, patrón de la famosa ganadería. Casi 50 años después sus decendientes, don Antonio y don Eduardo Jr., fueron paseados por el piloto de pruebas de la marca Valentino Balboni y se maravillaron de que el exótico superdeportivo llevara su apellido.

Todos los conductores fueron retratados a la entrada de la finca, emulando la mítica foto de Lamborghini junto a Eduardo Miura en ese mismo lugar. Muchos de ellos se emocionaron al posar, y es que no era para menos.

Ferruccio Lamborghini con Don Eduardo Miura a la entrada de la finca

El Miura sigue adelante

Entre los 23 coches que participaron en el evento destacaban un impresionante y rarísimo P400 SVJ de 1972, construido para el hotelero de Haití Alberto Silvero; un P400 S de 1970 vendido por primera vez a Edmondo Lamborghini, el hermano de Ferruccio; y finalmente el más antiguo y moderno Miura que existen. Estos deportivos tan especiales posaron juntos en la finca Zahariche con los toros de la ganadería de fondo, un momento memorable.

La historia de los Miura sigue adelante. Simon Kidston y su equipo han creado un registro online para hacer ‘inventario’ del modelo y también se encuentran en las etapas finales de la edición de un libro definitivo sobre el coche. Este último será lanzado a principios de 2017 e incluirá entrevistas con personajes clave -algunos tristemente fallecidos-, un historial completo de las diferentes variantes, impresionantes fotografías de estudio y material de archivo nunca antes publicado. Estaremos atentos.

Dos hombres y un destino: Eduardo Miura y Ferruccio Lamborghini
Dos hombres y un destino: Eduardo Miura y Ferruccio Lamborghini. Las fotografia de época de esta crónica han sido cedidas por el autor de un libro imprescindible para todos los amantes de la historia del automóvil: “Ferruccio Lamborghini. La Storia Ufficiale.” Edizioni Minerva 2016, escrito por Tonino Lamborghini
Post anterior:

Algarve Classic Festival 2016, en buena compañía

Post siguiente:

Óxido a raudales subastado en Francia

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *